#07 – Buen Bocado

En pleno barrio gótico, un sudanés y un sirio son los dueños del que dice ser el kebab más antiguo de la ciudad, Buen Bocado. Y que podemos decir –después de flipar con la nevera de Frigo decorada con una pegatina de Cobi y el helado olímpico– puede que sea verdad.

El caso es que, por primera vez, la sensación que nos llevamos no ha sido tan buena como esperábamos. ¡Ohhhhhhhh! El espacio está bien, a ver, no llevarías ahí a tus citas de tinder, pero tiene estilo. El chasco llega con el shawarma, al que también le llaman kebab –raro– estaba seco, frío y soso. Mal Bocado. Dios, esa era muy fácil.

Puede que la culpa de todo esté en que nosotros acabamos la carne que rebañaron hasta dar con la varilla de hierro. Que, por cierto, ahora sabemos que recibe el nombre de Doner (giratoria) Kebab (carne a la parrilla). Make sense.

Buen Bocado se lleva una no tan buena nota. Ups I did it again. 6’6 en sabor, 7 en servicio, 6’4 en espacio, 7’5 en autenticidad y 7’25 en precio. Lo sentimos, pero te quedas sin nuestro sello. Básicamente porque lo olvidamos en la agencia, ya pasaremos otro día. Si hace bueno. No puedo parar.